Cinco trucos para comprar un coche de segunda mano

24 mayo 2012 at 10:14

Cuando se piensa en comprar un coche a la mayoría de le viene a la mente un vehículo nuevo. Sin embargo, existe un mercado de segunda mano donde pueden encontrarse coches en muy buen estado y a precios mucho más asequibles, especialmente ahora gracias a la crisis.

Lo que ocurre en este mercado de vehículos de segunda mano es que hay mucho más hueco para la pillería. No en vano, al comprar un coche de segunda mano estamos adquiriendo una maquina que ha sido utilizada previamente en unas condiciones que desconocemos. Además aquí los precios son mucho más variables, pese a que también existen clasificaciones con el coste medio en el mercado. Esto se debe a que el vendedor particular tiende a sobrevalorar sus productos y a tener una percepción más positiva de los mismos.

Precisamente por eso, conviene llevar bien aprendida la lección de lo que debemos tener en cuenta antes de comprar un coche de segunda mano. Aquí os dejamos cinco trucos para que la adquisición no termine en decepción:

Tener claro qué se busca e informarse. Lo primero es elegir el modelo o por lo menos el tipo de coche. A partir de ahí habrá que preguntar a amigos y conocidos sobre la fiabilidad de sus vehículos. Afortunadamente hoy en día existen páginas como Cochesfiables.com que se encargan de recopilar las averías más frecuentes de los vehículos, incluyendo marca y modelo.

  • Ten claro qué tipo de coche quieres
  • En el caso de que estemos buscando un modelo de segunda mano para comprar, normalmente tendremos más flexibilidad a la hora de elegir, pues dentro de nuestro presupuesto podremos encontrar un mayor número de opciones de diferentes segmentos y en diferentes estados. En cualquier caso es importante que tengamos claro el tipo de vehículo que queremos adquirir y su motorización.
  • Comprobar el estado del coche. Si puede ser con un mecánico, siempre será mejor. Conviene revisar el estado del motor, carrocería, transmisión, amotiguadores… Existen pequeños trucos que nos darán pistas sobre el estado real del coche. Así, por ejemplo, desde Rastreator.com recomiendan desconfiar de las zonas excesivamente relucientes, que podrían ocultar accidentes. Para saber si se trata de un golpe fuerte se puede utilizar un imán. En caso de pegarse, la carrocería estaría bien. Del mismo modo,
  • Pedir libro de mantenimiento. Es la forma más sencilla de revisar el mantenimiento al que ha sido sometido el vehículo. En caso de duda se puede incluso contrastar la información con la del taller en el que se han llevado a cabo las revisiones periódicas.
  • Dar una vuelta con el coche. Debería ser algo obligatorio a la hora de comprar un vehículo, no sólo de segunda mano sino también nuevos. En este punto un buen truco que destacan desde Autopista.es es el de solicitar previamente que sea el vendedor quien conduzca el coche, ya que así podremos saber el tipo de conducción y exigencias al que se ha sometido al vehículo. Después será el comprador quien lo haga, poniendo especial atención a que la dirección y otros vicios del coche que pueden hacer que no se adapte a su estilo de conducción.
  • Comprobar el estado administrativo del coche. Es decir, asegurarse de que no pesan sobre él multas ni embargos o similares. Una visita a la Jefatura Provincial de Tráfico debería bastar.
Para quienes quieran algo más de información sobre los elementos mecánicos que deberán vigilar, Arpen dispone de una breve guía práctica que merece la pena revisar.
Y si ya te has decidido por un coche de segunda mano, calcula el precio de tu seguro de coche aquí
Anuncios

Entry filed under: Consejos Prácticos, Motor, Tu Coche. Tags: , , .

Gas, inducción o vitrocerámica ¿Con cuál me quedo? El seguro de hogar también puede protegerte fuera de casa


Últimos twits

lo último