Posts tagged ‘calor’

Adecuar el cuarto de los niños para el invierno

Con la llegada del invierno tienes que revisar ciertos elementos de tu hogar (chimenea, canalones…) como te explicamos hace un tiempo en este post. Pero mención especial tienen las habitaciones de los niños, debido a las bajas temperaturas de esta estación. Para que tus hijos lo sobrelleven sin problemas, ten en cuenta las siguientes consideraciones para sus cuartos:

  • Alfombras: es recomendable poner alfombras sobre el suelo, sobre todo si el suelo no es de parqué, ya que te ayudará a mantener y atraer el calor. Con las alfombras también evitas que tus hijos sientan frío en los pies cuando caminen o se sienten en el suelo.

  • Calefacción: comprueba que la presión del radiador de la habitación sea la correcta. Comprueba si es necesario purgarlos, ya que si no lo realizas el aire puede impedir el paso del agua caliente a ciertas partes del circuito, y tendrá como consecuencia que algunos radiadores no se calienten en su totalidad, no alcanzando de este modo la temperatura deseada y produciéndose en muchos casos ruidos molestos para tus hijos. Comprueba si la temperatura se adecua al tamaño de la habitación, ya que si es más grande que el resto de estancias de tu casa, el radiador necesitará más tiempo para calentarla.

  • Ventanas y persianas: lo ideal es que los días soleados dejes la persiana subida para que los rayos del sol entren en la habitación y calienten de forma natural esta. Por otro lado, comprueba que tanto puertas como ventanas se pueden cerrar correctamente sin que se queden rendijas por donde puede entrar el frío. Si ves que por alguna parte se cuela el aire, puedes instalar burletes que impidan que el frío del exterior entre las habitaciones de tus hijos.

  • Puerta: si la puerta da a un pasillo o estancia con calefacción puede estar abierta, pero si no es así es mejor mantenerla cerrada para que no se escape el calor.

  • Ropa de cama: con la llegada del invierno no solo cambiamos de ropa nosotros, también la cama. Deberás añadir progresivamente mantas de distinto grosor dependiendo de la temperatura que marque el termómetro. Dicen que las mantas, colchas o almohadones de color cálidos logran engañar al ojo, creando una estancia más confortable y aparentando una sensación de calor.

Imagen:  amy gizienski en Flickr

Anuncios

27 noviembre 2013 at 8:15

Cómo limpiar los filtros del aire acondicionado

Seguro que has utilizado el aire acondicionado este verano en multitud de ocasiones, y es por ello que no te debes de olvidar de limpiar su filtro, para cuando lo vuelvas a necesitar. Haciéndolo conseguirás prolongar la vida de tu aparato de aire acondicionado, evitaras malos olores cuando lo vuelvas a utilizar e incluso es recomendable por temas de higiene y salud, pues pueden acumularse bacterias. Para limpiar el filtro de forma correcta te explicamos cómo hacerlo en las siguientes instrucciones:

  • En primer lugar, desenchufa tu aparato para evitar cualquier problema con la corriente eléctrica.
  • Según la marca y el modelo de aparto que tengas deberás retiraremos la tapa, accionando algún tipo de pestaña, patilla o botón.
  • Una vez levantada la tapa encontraras los filtros; para sacarlos deberás empujar hacia arriba y desencajar las pestañas y tirando de los filtros hacia abajo.
  • Después lava los filtros en el fregadero o en la bañera con jabón líquido, frota de forma contundente para que se elimine toda la suciedad que se encuentre en ellos, pero con cuidado de no desencajarlos, y después acláralo con abundante agua.
  • Una vez que hayas limpiado bien los filtros tienes que  secarlos antes de ponerlos. Para hacerlo más rápido puedes secarlo con un secador o un paño seco.
  • Una vez que estén bien secos vuélvelos a colocar en tu aparto de aire acondicionado  y recuerda: desenchufado.
  • Por ultimo cierra la tapa y limpia con una bayeta húmeda la carcasa del exterior.
  • Una vez hecho esto, escucha de nuevo tu aparto y comprueba que funcione correctamente y no expulse olores o si emite un ruido extraño.

12 septiembre 2013 at 14:30

Utilidades y tipos de toldos

Los toldos pueden ser verdaderamente útiles si el sol se expone en exceso en nuestro hogar, evitando que la luz solar se proyecte en nuestras ventanas y, por lo tanto, genere calor.

Una vez que has decidido poner toldos tienes que elegir qué tipo de toldos te convienen más. Así, dependiendo de si es para jardines, ventanas, terrazas, balcones, patios… las opciones para elegir un tipo de toldo en concreto son variadas y conviene distinguir el tipo de tejido más adecuado para su futura ubicación, teniendo en cuenta los precios y las calidades, así como la orientación, latitud y dimensiones del lugar donde lo instales.

  • Toldo de telón: basado en brazos abatibles que permite instalar el toldo en dos posiciones. Por un lado vertical, para una mayor protección y resistencia contra la lluvia y el viento; y por otra proyectada, que permite una mayor visibilidad hacia el exterior y da la posibilidad de una entrada de aire, que evite el sobrecalentamiento en el balcón.
  • Toldo de barandilla: es un toldo que se extiende en sentido vertical y se sujeta a la barandilla de la terraza por medio de un pasador.
  • Toldo de punto recto: es el sistema más usado en terrazas y comercio. Su sistema se basa en unos brazos frontales abatibles.
  • Toldo plano: es utilizado sobre todo tapar patios y grandes. Se coloca en posición horizontal y se sujeta mediante una estructura cuadrada o rectangular aguantado por patas.
  • Capota: es el más adecuado para ventanas pequeñas. Pueden ser fijas y móviles.

Imagen: Flickr por Guadalupe Cervilla

4 septiembre 2013 at 14:08

Cómo actuar ante un golpe de calor de un niño

En determinados momentos del verano el calor se intensifica por cuestiones climatológicas dando lugar a olas de calor. Durante este periodo hay que tener especialmente cuidado y tomar precauciones para evitar deshidratarnos, quemarnos o incluso sufrir una insolación. Y hay que tener especial cuidado con los niños, pues son más indefensos ante esta situación.

Para que el calor de este verano no sea el causante de ningún susto durante nuestras vacaciones, os damos una serie de consejos para evitar y saber actuar ante un golpe de calor de un niño:

  • En primer lugar, hay que conocer cómo se presentan los síntomas en el bebé. Debido a que los golpes de calor se producen cuando los niños pequeños están expuestos a una temperatura elevada, los primeros síntomas que se ven son sequedad en la piel, esta está más caliente de lo normal, las venas se hinchan, aumenta su temperatura corporal pudiendo alcanzar los 39º, lo que le puede causar desmayos, dolor de cabeza o incluso convulsiones.
  • Hay que actuar con rapidez. En el caso que se sufra un golpe de calor lo primero que tienes que hacer es llevar al niño a un lugar fresco y ventilado, quitarle la ropa y ofrecerle una solución de rehidratación oral, de ventas en farmacias. Después, con un paño húmedo refresca su cuerpo, sobre todo su nuca y sus muñecas y abanícale. Aunque tu bebé se encuentre mejor,  llevarlo a urgencias para que sea un médico el que señale un diagnóstico y determine que ya está bien.
  • Para evitar que suceda o vuelva a suceder, lo mejor es evitar las horas centrales del día para exponerse al sol,  si vas a la playa que no se te olvide llevarte una sombrilla y una  buena crema de protección solar alta, y cómo no, controlar que tenga una buena hidratación, proporcionándole agua, zumos y fruta a menudo, aunque parezca que no tenga sed o no lo pida.

Imagen: Flickr por sukiweb

6 agosto 2013 at 10:38

Comidas que nos ayudarán a combatir el calor del verano

Los españoles podemos presumir de tener una gran variedad de recetas en nuestra gastronomía. La dieta mediterránea, que es tan variada como saludable, también nos permite sobrellevar mejor el verano mediante la comida. En verano el cuerpo no nos pide platos calientes por lo que buscamos alimentos que nos refresquen e hidraten.

Algunos de ellos nos lo proporciona  la propia naturaleza y solo hay que lavar y pelar, como es el caso de la sandía y el melón que no nos refresca e hidrata, por su alto contenido de agua.

Os presentamos ahora una opción de comida más ligera, con fibra para que a nuestro organismo le cueste menos hacer la digestión y evitemos así la fatiga, y a la vez no nos cause más calor.

Para comenzar lo ideal podría ser  un aperitivo compuesto por una sopa fría como es el gazpacho o el salmorejo como explican desde Sabor Gourmet,  acompañándolo con una tortilla española y jamón serrano.

De primero, nada mejor que una ensalada. Hay muchas variedades. Podemos elaborar una ensalada sencilla o algunas más elaboradas con ingredientes que en invierno consumimos calientes, como por ejemplo la ensalada de garbanzos, pasta o arroz. También podemos hacer ensaladas con mejillones a la vinagreta o con pulpo.   O si prefieres sorprender a tus comensales atrévete a hacer ensaladas típicas de otros países como ensalada alemana, griega o italiana.

De segundo podemos elegir alguna receta con carne. En este caso es complicado elegir un plato que esté compuesto por carne y se coma totalmente frío, pero sí podemos realizar un plato que no se consuma muy caliente como son las fajitas de pollo, filetes de pavo rellenos con mozzarella o  brocheta de pollo.

Y para terminar nada mejor que con un postre frío, evitando bizcochos o tartas calientes. Lo más típico en verano son los helados, pero también podemos preparar batidos de fruta o cualquier tarta que se pueda tomar helada o muy fría como el tiramisú o la tarta de queso. Y si queremos tomar un postre más ligero el sorbete de limón es una opción.

¡Que os aproveche!

Imagen: en Flickr por cyclonebill

23 julio 2013 at 13:30

Refrescar la casa en verano

Ningún verano nos libramos del calor y no sólo nos damos cuenta al ver el termostato sino también al leer nuestras facturas de la luz. Según un informe de Facua, el aire acondicionado supone un incremento del 1% en el gasto energético en los hogares durante los meses de verano, y por eso es conveniente refrescar nuestro hogar con otros recursos para evitar un uso abusivo de este electrodoméstico.

En primer lugar, recurrir a lo que es gratis, como es favorecer mantener la casa fresca de forma natural; por ejemplo, mediante la ventilación, abriendo las ventanas por las noches y a primera hora de la mañana, y también con el aislamiento, bajando los toldos y las persianas en las horas en las que el sol se hace más visible.

Pasando ya a recursos que requieren electricidad, el principal son los ventiladores. Si la temperatura no es exagerada, nada mejor que el ventilador para refrescar nuestra casa de una manera más eficiente energéticamente. No abusar del aire acondicionado y utiliza más el ventiladores es algo que lo notarás en tu factura de energía. Pero hay más, tenemos: termoventiladores, climatizadores evaporativos, refrigerador de bloque de hielo etc.

Por otro lado, es conveniente no convertirnos en aliados del calor, evitando determinadas conductas, como dejar encendidas las luces que no utilices o usar electrodomésticos que generen calor como la tostadora o el horno.

Si utilizamos el aire acondicionado no olvidemos tres cuestiones: no poner el termostato a una temperatura superior a los 25 grados. Recuerda que por cada grado de menos gastarás entre un 7% y un 8% más de electricidad. En segundo lugar, mantén limpios los filtros, ya que el polvo y la suciedad pueden dificultar  la circulación del aire y hacen que se gaste más energía. Mantener limpios los filtros puede suponer un ahorro de entre el 5% y el 15% de nuestro gasto eléctrico en el aire acondicionado. Y por último, escoge el aire acondicionado que mejor se adapte a tu casa con una clasificación de eficiencia energética, ya que los que tengan la clasificación “A”(A+ y A++) te ayudarán a ahorrar en energía. En principio puede que tengan un precio mayor, pero a la larga te favorecerá la factura, ya que puede ser de un 30% a un 40% menor que el de un con calificación “C”.

Y si lo que queremos es no pasar calor, hacer algo de ejercicio y no gastar ni un duro en ello, nada mejor que el abanico.

13 julio 2013 at 9:51

Precauciones antes de tirarse a la piscina

El verano es tiempo de chapuzones en la piscina o en el mar para aquellos afortunados que viven en la costa o para quienes veranean en lugares costeros. Sin embargo, para poder disfrutar de un buen baño veraniego es importante tomar una serie de precauciones previas antes de meterse en el agua y tirarse a la piscina.

Las medidas de seguridad a la hora de tirarse a la piscina empiezan con el momento de meterse al agua. Lo más importante es evitar bañarnos mientras estamos haciendo la digestión. Esto implica que deberemos esperar cerca de tres horas, sobre todo si hemos comido en abundancia, para disfrutar del agua si no queremos arriesgarnos a sufrir un corte de digestión. Y al hacerlo, es recomendable no entrar de golpe en el agua sino mojarse antes el estómago y la nuca, para que el coche de temperatura no sea tan grande y brusco.

En la piscina habrá, además que tener especial cuidado con los bordes y zonas mojadas, que son un lugar potencialmente peligroso, sobre todo para los niños a los que les gusta corretear por las inmediaciones del agua. Esto también se aplica a la hora de lanzarse al agua corriendo.

Al tirarse a la piscina de cabeza también hay que observar previamente la profundidad de la piscina. Como es lógico hay que tirarse en las zonas más profundas para evitar la posibilidad de golpearnos. Además, hay que fijarse que no haya otras personas en las inmediaciones a quienes podamos dañar al entrar en el agua.

 

2 julio 2013 at 8:26

Entradas antiguas


Últimos twits

lo último