Posts tagged ‘seguro’

¿Conviene asegurar la vivienda en alquiler?

Aunque no sea obligatorio, siempre es conveniente asegurar la vivienda donde vives. En caso de que residas en un hogar alquilado también. En esta situación te preguntarás: ¿Quién lo tiene que pagar, el casero o el inquilino?

Legalmente  no hay nada escrito, pero lo normal es que lo pague el casero a lo que al continente se refiere, es decir, el conjunto de todos aquellos materiales que se utilizan para la construcción de una vivienda (estructura, paredes, ventanas, puertas, instalaciones fijas de agua, calefacción, electricidad, aparatos y elementos fijos que sirven para el funcionamiento de dichas instalaciones, tales como calderas, calentadores, radiadores, enchufes, grifos, etc…).

Por su parte es conveniente que el inquilino asegure sus pertenencias a través de un seguro destinado al contenido. Así el arrendador se asegura de que en caso de problemas, el seguro puede pagar total o parcialmente los daños en muebles, estanterías, camas, sillas, lámparas, cortina, electrodomésticos y demás enseres.

En caso de que tu casero no tenga un seguro de hogar contratado, y no tiene intención de hacerlo, lo más recomendable es que contrates tú uno donde el valor de continente sea bajo, mientras el valor de contenido sea más ajustado a lo que tienes dentro y según tu deseo y disponibilidad a la hora de pagarlo.

También debes tener en cuenta que si dispones de determinados objetos de valor, como colecciones artísticas o históricas,  cuadro, joyas, piedras preciosas, ordenadores… etc es muy posible que no se encuentre dentro de la cobertura de tu seguro del hogar, ya que tienen un tratamiento aparte como objetos especiales.

Recuerda que lo más recomendable es vivir en una casa asegura para que en el peor de los casos podamos tener el apoyo de nuestro seguro de hogar.

Anuncios

17 septiembre 2013 at 13:01

Precauciones antes de tirarse a la piscina

El verano es tiempo de chapuzones en la piscina o en el mar para aquellos afortunados que viven en la costa o para quienes veranean en lugares costeros. Sin embargo, para poder disfrutar de un buen baño veraniego es importante tomar una serie de precauciones previas antes de meterse en el agua y tirarse a la piscina.

Las medidas de seguridad a la hora de tirarse a la piscina empiezan con el momento de meterse al agua. Lo más importante es evitar bañarnos mientras estamos haciendo la digestión. Esto implica que deberemos esperar cerca de tres horas, sobre todo si hemos comido en abundancia, para disfrutar del agua si no queremos arriesgarnos a sufrir un corte de digestión. Y al hacerlo, es recomendable no entrar de golpe en el agua sino mojarse antes el estómago y la nuca, para que el coche de temperatura no sea tan grande y brusco.

En la piscina habrá, además que tener especial cuidado con los bordes y zonas mojadas, que son un lugar potencialmente peligroso, sobre todo para los niños a los que les gusta corretear por las inmediaciones del agua. Esto también se aplica a la hora de lanzarse al agua corriendo.

Al tirarse a la piscina de cabeza también hay que observar previamente la profundidad de la piscina. Como es lógico hay que tirarse en las zonas más profundas para evitar la posibilidad de golpearnos. Además, hay que fijarse que no haya otras personas en las inmediaciones a quienes podamos dañar al entrar en el agua.

 

2 julio 2013 at 8:26


Últimos twits

lo último